sábado, 7 de enero de 2012

Cordero con crema de morcilla al cabrales, salsa de miel y aceite de piquillos

      Antes de las Navidades tuve la suerte de recibir un paquete de la ciudad de León remitido por mi amiga Eva, del blog Comer y Rascar. Entre otras cosas había un pequeño bote de crema de morcilla al cabrales (morcilla de cebolla leonesa con queso de cabrales de Asturias), un bote de miel y pimientos de piquillo cosechados por ella misma.
     Cuando los amigos se acuerdan de ti de esta manera, lo primero que piensas es en la forma de corresponderles y, debido a la distancia, que forma más agradecida pudiera ser que elaborar un plato con dichos productos. Por lo tanto este plato va dedicado a Eva, amiga y excelente cocinera.
Ingredientes:
1 paletilla de cordero, 3 c/s de miel, 150 gr crema de morcilla al cabrales leonesa, 50 gr de pimientos del piquillo, 4 papas grandes, 2 vasos de vino blanco, 1/2 cabeza de ajos, 3 ramas de tomillo, 3 ramas de romero, sal, pimienta, agua,  aceite de romero y aceite de oliva.

Elaboración:

     En una bandeja de horno verter el vino, un vaso de agua, las ramas de romero y tomillo y la media cabeza de  ajos partida a la mitad. Salpimentar la paletilla de cordero, embadurnarla con aceite de romero, colocarla sobre la rejilla del horno y esta sobre la bandeja. Meter al horno previamente calentado a 180º C y dejarla hacer por espacio de 45 minutos, luego subir la temperatura a 250º C y dejar 7 minutos más para que quede crujiente por el exterior.

     Mientras se asa la paletilla, ponemos en el vaso de la batidora la miel, vertemos 1/4 de vaso de agua templada y batimos hasta que la miel quede líquida, luego incorporamos 5 cucharadas soperas de aceite de oliva, metemos el brazo de la batidora, emulsionamos y reservamos.

     Lavamos en vaso de la batidora, y metemos los pimientos y 1/2 vaso de aceite de oliva. Batimos bien, dejamos reposar por espacio de media hora, colamos y reservamos.

     Pelamos, cortamos las papas en cuatro y, faltando unos 10 minutos para que termine de asarse la paletilla,  freímos en abundante aceite. 

     Una vez asada la paletilla, la deshuesamos con cuidado y sacamos las cuatro porciones. En un plato grande colocamos una porción de cordero, napamos con un poco de salsa de miel templada, con un molde colocamos un poco de morcilla, luego cuatro trozos de papas y terminamos decorando con un poco de aceite de piquillos.

1 comentario :

  1. Me alegro mucho de que esas cosillas que te envié hayan terminado de esta forma tan fantástica!!! Este cordero tiene una pinta estupenda!
    Muchas gracias amigo, por la receta y por la dedicatoria. Es muy bonito ver cómo se unen productos de tierras tan diferentes, y dan lugar a platos tan sabrosos.
    Besos mil, maestro!

    ResponderEliminar

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.