domingo, 17 de diciembre de 2017

Crema de langostinos

     Tercera receta para esta fiestas, al igual que las otras, sencilla, rápida y fácil. Receta que se puede hace en la mañana, guardarla en la nevera y sólo calentar y decorar en el momento de servir, ya sea para la comida o cena,

     Con unas cuantas verdura, caldo de pescado y unos langostinos se crea una crema que, si se quiere saber el placer que produce al comerla, sólo se tiene que ver las caras de los comensales.
Ingredientes:
1 kilo de langostino o gambones, 1 cebolla mediana, 1 ajo, 1 puerro, un trozo de apio (al gusto), 1 zanahoria mediana, 2 c/s de tomate triturado, 1 c/s de tomate concentrado, 1/4 vaso de vino blanco, 1/4 vaso de coñac o brandy, 2 litros de caldo de pescado (puede ser comprado), sal, pimienta y aceite de oliva virgen.

Elaboración:

     Cortar las verduras de forma regular y rehogarlas en una cazuela alta con aceite de oliva virgen.

     Mientras se cuecen, pelar los langostinos y reservar. 

     Poner otra olla al fuego con 2 c/s de aceite y rehogar la mitad de las cabezas de los langostinos junto con las carcasas. Cuando cambien de color, agregar el coñac y flamear. Cuando se apague la llama, apretar las cabezas para que suelten su jugo, añadir la mitad del caldo de pescado y dejar cocer 15 minutos. Colar y reservar.

     Pasados 30 minutos, se le añade a las verduras el vino blanco, se sube el fuego y se deja que el alcohol se evapore. Se vuelve a reducir el fuego y se le agrega el tomate triturado y el concentrado y se rehoga bien.

     Una vez rehogado se le añade las 3/4 partes de los langostinos, dejando el resto para decorar el plato. A continuación se le agrega el caldo restante y el que se hizo con las cabezas. Se vuelve a rehogar un poco y se deja cocer unos 20 minutos más.

     Pasado este tiempo, se retira del fuego y se tritura el contenido con la minipimer. Seguidamente se cuela todo el contenido y la crema ya está lista. Si se quiere más fina, se pasa por un chino.

     En el momento de servir, se saltea un poco los langostinos y se colocan en el plato a modo de decoración.

     P.D. Si se quiere resaltar un poco el plato, pon los langostinos en tempura, o rebozados en frutos secos o bien en panko y a la crema un poco de cebollino picado.

¡¡FELICES FIESTAS!!

sábado, 16 de diciembre de 2017

Centollo relleno

     Esta es un receta muy popular y fácil de hacer y además, queda bien en estas fiestas, aunque el  precio del marisco se dispara en estos días. Es mejor comprarlo cuando esté bien de precio y congelarlo que el sabor va a ser prácticamente el mismo.

     Si son centollos normales, la ración es para dos personas, pero a los que son como yo para el marisco, uno se nos hace poco, así  que mandan muchas cosas, la cantidad de comida que se prepare, comensales y sobre todo, el dinero que se quieran o puedan gastar. En fin, esta es la receta.
 Ingredientes:
2 centollos (o buey de mar), 2 cebollas medianas, 3 dientes de ajo, 2 c/s de pan rallado, 1/2 vaso de coñac o brandy, 2 c/s tomate triturado, 1 huevo cocido, cilantro, sal, mantequilla y aceite de oliva.

Elaboración:

     Poner una olla al fuego con la cantidad suficiente de agua junto con una cebolla partida en cuatro, un ajo pelado y escachado y un par ramas de cilantro. Cuando empiece a hervir, meter los centollos y cocerlos entre 9 y 10 minutos, sacar y dejar enfriar. Sacar toda la carne del caparazón  y las patas y reservar.

     Los caparazones se limpian y lavan bien y se reservan.

     Mientras se cuecen los centollos, cocer el huevo, dejar enfriar, picar , juntos con los 2 dientes de ajo y 4 hojas de cilantro. Colocar en un cuenco y reservar.

     En una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva, sofreír la otra cebolla finamente picada. Cuando estén transparente, agrega el tomate triturado y cuece un par de minutos más. Añade el coñac o brandy y flamea hasta que se apague la llama.
     Añade la carne de los centollos y cuécela un par de minutos, revolviendo bien, se pone a punto de sal y se vierte en el cuenco con la provenzal de pan rallado y demás. Se mezcla bien todo y se reserva.
     Se rellena los caparazones con la mezcla resultante.
     Por último, se coloca una nuez de mantequilla sobre el relleno, se introduce en el horno y se gratina por espacio de 2 minutos. Se sacan y se sirven caliente.

     P.D. El utilizar el cilantro es porque me gusta más en el pescado y marisco, pero la receta no cambia de sabor para los amantes del perejil, si así lo desean.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tataki de presa ibérica

     Hoy traigo una receta de una carne de cerdo ibérico exquisita, la presa. El porqué se llama así, sinceramente, no tengo ni idea, lo único que se es que cada vez que puedo la hago ya que es un placer comerla. Es una carne que no se le debe dar mucho fuego, al igual que el solomillo, entre más se haga, más seca y dura queda.

     Creo que se puede llegar hasta el punto llamado, medio hecho, todo lo que pase de ahí, por lo menos para un servidor, es pasar la carne. Si se corta en dados regulares no muy grandes, puede ser un buen entrante para eventos y también para la cena de Navidad, por ejemplo.

     Bien, vamos al lío que tampoco lleva mucho trabajo.
Ingredientes;
1 presa ibérica, c/n de queso semicurado rallado, 1 lechuga romana, 2 aguacates maduros, 1/2 litro de fondo oscuro de carne (opcional), sal en escamas, pimienta y aceite de oliva virgen extra (AOVE).

Elaboración:

     Se limpia la presa ibérica de grasa sobrante y se corta en tiras de unos 5 cm de ancho por lo largo que sea la presa.
     Se pimientan y embadurnan las tiras de presa en un poco de aove. Si se tiene una parrilla pequeña, es aconsejable que se haga al carbón, ya que queda mucho mejor de sabor. Si no es así, y se marcan en un asador o sartén de fondo ancho hasta que estén en su punto.

     Mientras, se lavan bien las hojas de lechuga y se colocan en una fuente, se pelan y despepitan los aguacates, se cortan en láminas finas y se le colocan encima y sobre estas, dos a tres cucharadas de queso rallado. 

     Cuando la carne esté asada, se van sacando y colocando cada tira sobre la hoja de lechuga con queso. Se sala con la sal en escamas y se sirve caliente.

     Si se quiere salsear, se calienta el fondo oscuro (se puede comprar hecho), se le añade 1 cucharada de miel de palma y se salsea.

     PD. Esta receta también se puede hacer con pluma ibérica.