lunes, 11 de febrero de 2019

Judías negras con pulpo y ajada

     Aprovechando unas judías negras que me regaló mi amiga Ofelia, cultivadas por su familia en Asturias, y unos rejos de pulpo se me presentó la oportunidad de hacer esta receta que me rondaba por la cabeza desde hacía tiempo. 

     La verdad es que la idea que tenia era con otro tipo de legumbres pero al ver estas, con su pequeño tamaño, pensé que eran las idóneas, así que me metí en ello. Vamos que es bastante sencilla.
Ingredientes:
350 gr de judías negras, 1/2 cebolla grande, 2 dientes de ajo, 1 puerro (con algo de su parte verde), 1/2 pimiento verde, 1 zanahoria mediana, agua, sal y aceite de oliva virgen.

1 pulpo mediano, una hoja de laurel, sal y agua.

Ajada:
100 ml de aceite de oliva virgen, 3 dientes de ajo y 1 c/p de pimentón.

Elaboración:

     Se dejan las judías en remojo en agua fría desde el día anterior, o al menos con 12 horas de antelación.

     A día siguiente, se escurren, se meten en una cazuela alta y se cubren nuevamente con agua fría hasta unos dos dedos por encima y se ponen al fuego.

     Se introduce la cebolla, los ajos machacados, el puerro, el pimiento y la zanahoria pelada y partida a la mitad. Se ponen a fuego media-alto durante los primeros 20 minutos. Cuando empiecen a hervir, se vierte un poco de agua fría para cortar la cocción, así hasta tres veces. Luego se baja el fuego y se dejan cocer por espacio de unas 2 horas aproximadamente o hasta que estén tiernas.
      Finalizada la cocción, se retiran las verduras y se mantienen calientes.

     El pulpo: Se cuece el pulpo en agua con sal y una hoja de laurel. Una vez cocido, se separan dos rejos y se cortan en trozos regulares. Se cuela el caldo y se reserva 1/4 de líquido.

     La ajada: Se vierte el aceite en una sartén pequeña y se fríen los ajos cortados en láminas. Cuando tengan un color dorado, se retira la sartén del fuego y se deja enfriar un poco. Se vierte el pimentón y se revuelve rápidamente para que no se queme. Se cuela todo y se reserva.

     Montaje: En unos platos o bol adecuados, se pone en el fondo los rejos más finos del pulpo, luego se pone la ración de judías y luego se decora con un par de trozos de pulpo de los más gruesos.
     Se finaliza vertiendo un poco de caldo por encima de las judías y un chorrito de ajada sobre el pulpo. Ambos caliente.

sábado, 19 de enero de 2019

Arroz con choco (sepia)

     Receta que a lo largo de la historia ha paliado, en gran medida, las necesidades alimenticia de muchos canarios. 

     Si bien es verdad que en nuestras costas y en el banco canario/sahariano, obtenemos unos de los ejemplares más sabrosos de todo el mundo, tanto de calamar como de choco, y no lo digo yo, si no los que saben de ello, expertos biólogos, aunque con todo mis respecto a los biólogos, de quién más me fío es de esos hombres de casta especial que son lo marineros, los cuales han creado grandes recetas y una de ellas es esta.
Ingredientes:
2,5 kg de choco limpio, 300 gr de arroz bomba, 1 cebolla mediana, lo blanco de un puerro fino, 2 litros de caldo de pescado, 50 gr de mantequilla, queso rallado (opcional) 1/2 vaso de vino blanco, sal, pimienta y aceite de oliva virgen.

Elaboración:

     Se limpia el bien el choco, reservando los resto a excepción de la pluma, los ojo y el pico, y se corta en dados en unos 2,5 cm. aproximadamente y se reservan.

     Se coloca el caldo al fuego y se introduce los restos del choco. Se deja cocer unos 15 minutos a fuego medio, se cuela y se reserva caliente.

     En una cazuela baja y ancha se fríe la cebolla finamente picada en dos cucharadas de aceite. Cuando esté casi confitada, sin que llegue a quemarse, se le añade el puerro picado y se rehoga otros 5 minutos más. Seguidamente se introduce el choco y se cuece durante otros 5 minutos,
     Pasados lo cinco minutos se le agrega el vino, se sube el fuego y se deja hasta que se evapore casi por completo. Se incorpora el arroz y se rehoga un minuto para que se impregne en el sabor se le añade el caldo y se deja cocer.
     Una vez el arroz esté en su punto, se apaga el fuego y se deja reposar. En ese momento se le añade la mantequilla cortada en dados, se sacude un poco la cazuela para que se mezcle con el arroz.

     Se sirve caliente y si se quiere, se puede acompañar con un poco de queso rallado.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Pulpo con papas

     Hace ya algún tiempo, una gallega de pura cepa pero canaria de adopción, estando en su casa de Galicia dijo que nos iba a hacer un pulpo a la gallega. Cuando vi que en la cazuela donde cocía el pulpo, empezaba a poner papas me sorprendió y le pregunté el porqué de las papas. Algo sorprendida contestó, para acompañar al pulpo.

     Era, hasta ese entonces, uno de esos tantos que creían que el pulpo a la gallega es el que conocemos que se acompaña con sal y pimentón, cuando en realidad ese es el conocido como "pulpo a Feira", así que callé y me concentré en la receta.

     Esta que traigo no pretendo darle ese nombre, aunque tiene una gran similitud.
Ingredientes:
1 pulpo de 2,5 kg, 2 cebollas medianas, 2 dientes de ajo, 1/2 pimiento rojo, 1/2 pimiento verde, 2 tomates maduros, 1/2 c/s de pimentón dulce o picante (al gusto), 1/2 vaso de vino blanco, tomillo, laurel, 3 papas grandes, sal, pimienta y aceite de oliva virgen.

Elaboración:

     En una cazuela grande se cuece el pulpo en abundante agua junto a media cebolla, 2 hojas de laurel y un poco de sal. Una vez cocido, se corta en trozos regulares y se reserva junto con dos vasos de caldo de la cocción colado.

     En otra olla más pequeña se hace el sofrito picando finamente la cebolla y los ajos y freírlo en 3 cucharadas de aceite. 

     Cuando esté transparente, se le agregan lo pimientos  picados y se deja hacer unos 10 minutos más a fuego medio. Mientras, se pelan y se rallan los tomates y pasados los 10 minutos se le añade y se deja cocer otros 5 minutos.
    
      Seguidamente se le agrega el vino, se sube el fuego, y se deja hasta que reduzca casi por completo. A continuación se le añade el pimentón y se revuelve bien para que no se queme y amargue.

     Una vez se tenga el sofrito, se le agrega las papas peladas y se van cortando y sin terminar de cortar, se parten (a cachelos), para que desprendan la fécula y espese un poco el caldo.
     Se junta bien las papas con el sofrito para que se impregnen de sabor, a continuación se le añade el caldo reservado y un poco de agua si es necesario cubrir las papas dejándolo cocer hasta que las papas estén cocidas.
     Una vez cocidas, se le agrega el pulpo y se le da un pequeño hervor antes de servir..
     Se apaga el fuego, se pone a punto de sal y se sirve en plato hondo acompañado de su caldo.