domingo, 17 de julio de 2011

Costillas con papas y millo

     El fallecido José H. Fernández Pérez, alias "Chela", periodista, escritor y gastrómo, quien elaboró algunos libros sobre la comida canaria con relación a esta receta, escribió: "Si la sencillez es una virtud, no puede haber, en verdad, plato más virtuoso que éste", en una de las fichas que elaboró para un periódico de Gran Canaria.
      No tengo más que estar de acuerdo con Chela y mucho menos discutir lo expresado por el mismo con relación a la comida canaria. Quién puede poner en duda lo que dice una persona que, para elaborar una serie de fichas con recetas de comida, se recorre todos los "bochinches" que se conociera que tuviera una especialidad de ella, recorriéndose para ello las 7 islas. ¡¡Ni loco!!
Ingredientes:
1 kg de costillas de cerdo saladas, 1 kg de papas, 2 piñas de millo (mazorcas de maíz), 2 ajos y mojo de cilantro.

Elaboración:

     Se desalan las costillas metiendolas en agua desde el día anterior y se meten en un caldero con abundante agua y se cuecen por espacio de 20 minutos o 1/2 hora. A continuación, se echan al caldero, las papas pelada y partidas en trozos grandes, las dos piñas de millo y los dos ajos escachados de un manotazo. Se deja que hierva hasta que las papas estén sancochadas y, aunque no suelen necesitar, se comprueba como están de sal. Escurrimos y reservamos

     Mientras se cuecen las costillas con las papas y las piñas de millo, haremos un mojo de cilantro majando unos 6 dientes de ajo con un poco de sal, cuando tengamos una pasta añadimos 1/2 pimienta verde y un manojo de cilantro (sólo las hojas) y volvemos a machacar.Por último, echamos vinagre, revolvemos y luego aceite y volvemos a revolver hasta emulsionar un poco.

     Se parten las piñas a la mitad, sirviendo 1/2 piñas a cada comensal, acompañado del mojo de cilantro.

     Este plato se suele hacer mucho en la isla de Tenerife, de hecho, hubo una época en que, cada vez que iba a la isla, no podía dejar de ir a la Laguna, en una casa canaria ya antigua donde los comedores eran las habitaciones y donde presumiblemente era donde mejor las preparaban. Se me ocurrió preguntar cual era el secreto si lo había y me dijeron que la única variación era que desalaban las costilla en leche, por lo demás todo era igual. Se pueden háganlo y juzguen ustedes mismos.  


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.