domingo, 5 de junio de 2011

Marmitako de atún

     Dicen que esta receta nació en un barco de pesca vasco. Al parecer, antaño, los marineros tenían unas papas, algunas verduras, pescado y poco más que llevar en el barco para su alimentación y de eso nació esta receta que, hoy en día, es uno de los platos más populares del país vasco.
      Rebuscando sus orígenes, no deja de sorprender los comentarios de grandes maestros de la gastronomía como son: José María Arzak, Martín Berasategui o Pedro Subijana quienes realzan precisamente la sencillez del plato y que es esto lo que a su vez lo hace mas suculento y delicioso.
Ingredientes:
1 1/2 K de atún rojo o bonito, 600 gr de papas, 1 cebolla, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 1 c s de carne de pimiento choricero, 1 litro de caldo de pescado, sal y aceite.

Elaboración:

    Cortar la cebolla y los pimientos en juliana y poner al fuego suave unos 25/30 minutos.

    Cortar el atún en dados de unos 2'5 cm y reservar.

    Pelar y partir las papas, (sin llegar a terminar el corte, tirar partiendo la papa, (esto hará que suelte la fécula y espese el caldo) y reservar.

Para el caldo:

     Con una cabeza de pescado, las raspas, 1/2 puerro, 1/2 cebolla, un trozo de zanahoria, 1/2 pimiento, 1 tomate mediano, 1 manojo de cilantro, unos granos de pimienta, aceite, sal y agua, se hace el caldo y, si lo haces en el momento, mucho mejor.

     Una vez esté el refrito, se añade la carne de pimiento choricero, se le revuelve bien y se deja otros 5 minutos. Seguidamente se vierte el caldo caliente y a continuación se le añaden las papas, dejándose a fuego medio hasta que se cocinen bien.

     Una vez estén las papas, se apaga el fuego, se sala un poco los tacos de atún y se añade al guiso, se revuelve bien y se deja un par de minutos. Pasado este tiempo, se rectifica de sal y se sirve inmediatamente para que el atún quede jugoso.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.