miércoles, 29 de enero de 2014

Tasquita El Escondite

     José Carreño Rodriguez, fue un deportista nato, pero como todo, llegó el momento de retirarse y su espíritu desinquieto no le permitía quedarse a verlas venir. Es a ese espíritu al que le debemos agradecer que, después de dejar de competir de forma profesional, se inclinara por llevar a cabo un proyecto que tenía en mente, montar su tasquita.

     Aprovechando un pequeño local de su propiedad, se lió la manta a la cabeza y con mucho esfuerzo, poco a poco fue realizando su proyecto ayudado y apoyado por su familia, a mediados del año 2.012 pudo abrir su local, El Escondite, el que todo el mundo encuentra, cosa que le estamos enormemente agradecido, porque desde entonces, podemos disfrutar de su comida y buen hacer.
     Junto a su cuñada y socia Lucia, sus padres, tío y sus ayudantes Omar y Paco, empezó su andadura cruzando los dedos, sin ser cocinero, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos con sus familiares y la ayuda de estos, se metió en la cocina y empezó su buen hacer. Supo que una parte importante del negocio era tener una buena relación calidad/precio y lo llevo a cabo. Pronto se corrió la voz entre los amigos y de estos a todo el mundo, creando la fama que ahora tiene de la mejor manera, el boba a boca.

     Poco a poco se ha ido haciendo con una bodega, con unos vinos acorde al local.
     Vamos con algunos de los platos que presenta de una forma profesional y con buen gusto, elegidos con un diseño muy de acorde con lo que va en el plato.

     Se puede elegir entre varias ensaladas, pero la que más me llamó la atención fue la de la casa, fresca, crujiente y sabrosa.
     Luego unos rollitos rellenos de morcilla y queso de cabra o de calabacino y langostinos. O bien se puede pedir un buen trozo de queso asado acompañado de una mermelada de arándanos exquisita. 
 
   







     Como está ubicado en el pueblo de Valsequillo, donde en invierno suele hacer frío, tiene un plato fuerte como son los garbanzos fritos con chorizo y jamón. También los huevos rotos con jamón.
                                                                                                               
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       
                                                                                                          
     Con las carnes otro acierto, el lomo alto y el secreto a la plancha o con verduras, exquisitos.
                                                                                                                                                                                                                                                                      




     Pero si hay un plato que no deja indiferente a nadie y posiblemente sea el plato estrella, es el risotto de setas y langostinos.

     Todo aquél que va repite. Gracias José Carreño, a ti y a tu equipo, por tener ese lugar que nos haces sentir como en familia con ese trato que dan.
       

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.