jueves, 19 de septiembre de 2013

Culata de contra asada con salsa.

     Últimamente me ha dado por ir probando distintos cortes de carne que no se ven regularmente en nuestras carnicerías, o bien están cortados en filetes o en trozos para estofados. Aunque la conozco, me llamó mucho la atención la culata de contra cuando la probé asada en barbacoa y me resultó una carne muy tierna si se le llegaba a dar bien el punto de cocción.

     Las vetas internas se vuelven gelatinosas, para aquellos que no soporten esa textura, sin embargo, apenas se nota en boca junto con la carne así que la recomiendo.
Ingredientes:
1 culata de contra de 3,5 kg, 1 cebolla grande, 3 dientes de ajo 1 puerro, 1/2 pimiento verde, 1/2 pimiento rojo, 1 zanahoria grande, 1 ramillete de hierbas (tomillo, romero, laurel, perejil, etc.), 1/2 vaso de vino blanco, 600 ml de caldo de carne, 3 c/s de confitura de pimiento rojo, sal, pimienta y aceite de oliva.

Elaboración:

     Se salpimienta la carne y se brida para que no pierda su forma redonda, se sella en una sartén con un par de de cucharadas de aceite y se reserva.

     En una olla, se fríen los ajos en el aceite de oliva. Cuando empiecen a tomar color, se le incorpora la cebolla y se deja cocer unos 7 minutos o hasta que estén transparente. Seguidamente se le añade el puerro, luego los pimientos y la zanahoria cortados en dados regulares. Se rehoga bien, se tapa la olla y se deja cocer por espacio de unos 10 minutos más.

     Pasado el tiempo, se le añade el vino blanco y se deja que evapore el alcohol. A continuación se le añade el caldo y cuando empiece unos pequeños borboteos, se introduce la carne junto con el ramillete de hierbas, se tapa la olla y se deja cocer unos 40 minutos al 2 desde que empiece a salir el vapor.
     Una vez finalizada la cocción, se saca la carne de la olla, se desbrida y se deja reposar. De la salsa, se retira el ramillete de hierbas y se pasa por el pasapurés, luego por el chino si se quiere más fina y se vierte en un cazo amplio de bordes altos.

     Se pone a fuego suave, se le añade la confitura de pimientos y se va revolviendo despacio hasta que se junte todo bien. 

     Se corta la carne en rodajas de unos 2 cm, se incorporan a la salsa, se le da un hervor y se sirve acompañado con la guarnición deseada y salseada.     

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.