sábado, 29 de junio de 2013

Sardinas marinadas sobre yuca especiada y ajo blanco.

     Hacia mucho tiempo que quería probar la yuca, pero era un producto del que desconocía todo así que me tuve que informar y cuanto más leía sobre ella, más me iba gustando el producto. Su consumo en prácticamente toda Sudamérica y África me sorprendió mucho, así como la variedad de platos que se pueden confeccionar con ella.

     Aunque seguiré indagando, debo reconocer que me fui a lo más fácil con el fin de probarla y ahora, tengo miedo de hacerme un yuca adicto porque desde luego me fascinó.
Ingredientes:
Sardinas:
1 kg de sardinas frescas, 50 gr de sal y 50 gr de azúcar.

Yuca:
1 kg de yuca, 1/2 vaso de salsa de tomate casera, 1 diente de ajo, 1 c/c de orégano, 3 granos de pimienta de Jamaica, 1/2 c/c de comino molido, agua, sal y aceite de oliva virgen.

Ajo blanco:
200 gr de almendras peladas, 2 dientes de ajo, miga de pan del día anterior, 2 c/s de vinagre, 4 c/s de aceite de oliva virgen, agua y sal.

Elaboración:

     Se limpian las sardinas, se sacan los lomos y se le retiran todas las espinas posible. Se colocan en una bandeja se mezclan la sal y el azúcar, se esparce sobre los lomos y se dejan marinar unos 30 minutos. Mientras se preparan los ingredientes para el ajo blanco.









     Se le retira la cascara a la yuca, se parte en trozos de unos 5 cm. y se cuece en agua, con un chorro de aceite, durante 30 minutos o hasta que esté tierna. Una vez se haya enfriado un poco, se le retira la hebra dura del centro y el resto se tritura con un tenedor. Se le añade a la salsa de tomate las especias, se pasa por la trituradora y se va mezclando con la yuca. Se pone a punto de sal, se coloca en el plato donde se van a servir un molde cuadrado, se mancha de aceite y se rellena hasta la mitad de yuca preparada. 
     
     Para el ajo blanco, se introduce las almendras en el vaso de la picadora junto con un poco de agua y se tritura. Seguidamente se le añade la miga de pan previamente remojada en agua fría, se tritura de nuevo a continuación se incorpora el vinagre y se vuelve a triturar. Por último se le va añadiendo el aceite poco a poco para que vaya cogiendo consistencia hasta obtener la textura deseada.
     Para finalizar, se marcan las sardinas en una sartén antihaderente con unas gotas de aceite y se van colocando sobre la yuca que tenemos en el molde. Se retira el molde y se sirve acompañado del ajo blanco en unos cuencos para que el comensal lo use a su antojo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.