domingo, 30 de diciembre de 2012

Pollo de corral con frutos secos.

     Última receta de este año, me imagino que estaré como la mayoría de las familias por estas fechas, preparando todo para que mañana estemos disfrutando de una buena cena y después partir el año en unión de los seres queridos. No se pongan nerviosos, no sólo pasa en sus casas, también en la mía siempre falta esa cosa que te das cuenta a última hora.
     Esta es una receta que me transporta a mi niñez, cuando en mi casa se criaba alguna cabra y gallinas con sus polluelos que andaban picoteando siempre por allí y sólo se les daba una ración de millo al día. Pollos que cuando tratabas de cogerlos, en vez de echarse a correr, se enfrentaban tratando de picarte las manos, todos engrifados como los gallos de pelea. También se guarda en la mente ese sabor del pollo guisado, ese sabor distinto a los que comemos hoy, de esos pollos criados en granjas y que no tienen prácticamente movilidad y su carne no es tan tersa ni sabrosa como el criado en libertad.
 Ingredientes:
1 pollo de corral de unos 3 kg, 3 cebolletas frescas, ajetes tiernos, 2 zanahorias, 1 puerro, 1 pimiento verde, 200 ml de caldo de pollo, 1/2 vaso de vino blanco, unas hojas de salvia, pistachos pelados, anacardos, pasas sin semilla, pimienta blanca, sal y aceite.

Elaboración:

     Se limpia bien de los restos de plumas y lavamos el pollo, lo troceamos, salpimentamos y los metemos en una olla con tres cucharadas de aceite, dejándolo freír hasta que sellen bien sus poros por todos lados. Luego añadimos el vino y dejamos que evapore el alcohol a la vez que desglasamos removiendo para que se despegue todo el jugo del fondo.

     Cortamos en trozos toda la verdura y la añadimos a la olla, incorporamos el caldo de pollo caliente y dejamos que se cocine. Si utilizamos olla a presión, con 8 minutos contados desde que empieza a salir el vapor tenemos y si es en olla normal, entre 35 y 40 minutos con la olla tapada y guisado a fuego lento.
     Una vez finalizada la cocción, sacamos el pollo, comprobamos que no hay restos de huesos en el caldo y trituramos hasta dejar una salsa fina. Volvemos a introducir el pollo en la olla, incorporamos los frutos secos y dejamos cocer otros cinco minutos, ponemos a punto de sal y servimos caliente.

     P.D. A este pollo le va bien cualquier acompañamiento, con papas fritas, arroz, pasta, cous cous, etc..   

2 comentarios :

  1. No hay nada como un pollo de corral, criado en libertad: su sabor, su tersura, el color de la carne...
    Enhorabuena por la receta Guanche.
    Saludos desde los madriles y FELICES FIESTAS A TOD@S.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Romero y lo propio para ti y los tuyos, un Abrazo...

    ResponderEliminar

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.