domingo, 18 de noviembre de 2012

Arroz negro empanado con crema de queso Idiazabal.

     Creo que fue a principio de año cuando puse una receta similar y de verdad, no estaba contento con el resultado de ahí que la borrara. Después de hacer unos pequeños retoques, la hice de nuevo y el resultado, no sólo me ha gustado a mi, sino que los que la probaron ya me han dicho que el arroz negro, cada vez que lo haga se los sirva así, empezando por mi familia.
Ingredientes:
400 gr de arroz bomba, 200 gr de chipirones, 150 gr de gambas, 1/2 cebolla, 1 puerro, 1 vaso de vino blanco, 750 ml de caldo de pescado, 4 bolsas de tinta de calamar, 50 gr de panko (pan rallado oriental), 1 huevo, brandy, agua, sal y aceite.

Para la salsa:
1/2 vaso de leche, 70 gr de queso Idiazabal (u otro al gusto) y 1/2 vaso de nata.

Elaboración:

   Limpiamos y cortamos a la mitad los chipirones. Pelamos las gambas, (reservando 5 cabezas), las troceamos y reservamos.

     Ponemos una cazuela pequeña al fuego con una cuchara de aceite de oliva y freímos el puerro troceado. Cuando esté medio hecho le incorporamos 1/2 vaso de vino y dejamos recudir un poco. A continuación echamos las cabezas de las gambas reservadas, calentamos un poco, vertemos un poco de brandy, subimos el fuego para que caliente y flameamos. Cuando se apague el fuego, presionamos las cabezas para que suelten su jugo, a continuación añadimos como 1/4 litro de agua y dejamos cocer unos 20 minutos, colamos y se lo añadimos al caldo de pescado.

     En una cazuela o paella con un par de cucharadas de aceite, freímos la media cebolla finamente picada, a fuego medio. A los 10 minutos agregamos los chipirones, dejando que suelten todo el líquido y que se evapore, le ponemos un poco de sal, a continuación le agregamos 1/2 vaso de vino y dejamos hasta que evapore el alcohol.

     Una vez tengamos los chipirones, añadimos el arroz y dejamos que absorba los sabores, revolviendo unos dos minutos. Añadimos un par de cucharones de caldo y la tinta de calamar, revolvemos hasta que todo se junte, añadimos el resto del caldo y dejamos que se haga. Cuando falten un par de minutos le añadimos las gambas troceadas.
     Mientras se va cociendo el arroz, ponemos un cazo al fuego con el 1/2 vaso de leche, cuando esté caliente le añadimos el queso cortado en dados pequeños y vamos revolviendo hasta que el queso se funda por completo. A continuación agregamos la nata, bajamos el fuego y dejamos espesar.

     Cuando el arroz esté frío y se pueda manipular, con dos cucharas vamos haciendo unas bolas del tamaño que se desee, presionando bien para que no se deformen. Batimos un huevo, pasamos las bolas de arroz, luego por el pan rallado, seguidamente freímos en abundante aceite, hasta que tome un ligero color dorado y servimos caliente acompañado de la salsa.

     P.D. Este es un segundo plato estupendo y queda muy bien acompañado con un poco de ensalada. También se pueden hacer unas pequeñas bolas y, por ejemplo, en comidas con amigos o bien en el menú de navidad, se presentan en cucharillas como entrantes.

1 comentario :

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.