domingo, 11 de noviembre de 2012

Albóndigas de conejo

     Cuando se dice el nombre de esta receta normalmente, quien está oyendo, arruga el entrecejo y dice ¡¡de conejo!!. Le suena raro ya que no es un plato muy conocido pero decir que es una receta que en muchos sitios la tienen como plato gourmet, el porqué nadie lo sabe pero me inclino a pensar que es debido a que es una carne que admite cualquier adobo o combinación que les da un toque final maravilloso. Haciéndolas de forma normal ya son una delicia, si se les da un toque con cualquier especia o combinado puede resultar muy interesante.
Ingredientes:
1 conejo de 1,5 kg, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 zanahoria pequeña, 1 pimiento verde pequeño, 1 puerro (lo blanco), 1 tomate, 5 granos de pimienta negra, perejil picado, 2 rebanadas de pan de molde, 1/2 vaso de leche, 2 huevos, harina, agua, sal, pimienta y aceite.

Para la salsa:
1/2 cebolla, 1 diente de ajo, 1/2 c/c de curry, 2 c/c de harina, 2 vasos de caldo, 1/2 vaso de nata, sal, pimienta y aceite.

Elaboración:

     Cortamos y deshuesamos el conejo, reservando los huesos. Una vez deshuesado partimos la carne en dados, posteriormente la trituramos, salpimentamos y reservamos.

     Ponemos una olla al fuego con dos cucharadas de aceite y salteamos los huesos, luego añadimos 1/2 cebolla, un diente de ajo aplastado, el puerro, la zanahoria, el tomate y el pimiento cortado en dado, los granos de pimiento y un poco de perejil. Lo cubrimos de agua y dejamos al fuego unos 20 minutos, colamos y reservamos.

     En un bol ponemos las rebanadas de pan troceadas, en remojo con la leche.

     Picamos finamente la otra 1/2 cebolla y la freímos a fuego suave en una sartén con una cucharada de aceite durante unos 20 minutos.

     Una vez tengamos todo preparado, le incorporamos a la carne la cebolla caramelizada, la miga de pan empapada en leche, el perejil picado, los dos huevos y amasamos. Una vez tengamos la masa conjuntada, la metemos en la nevera y la dejamos reposar por espacio de 1 hora.
     Mientras, hacemos la salsa poniendo en una sartén un par de cucharadas de aceite, troceamos la 1/2 cebolla y el medio ajo y lo freímos. Pasados unos 15 minutos añadimos las dos cucharadas de café de harina, rehogamos bien para que no se queme, luego incorporamos el curry y seguimos revolviendo. Cuando esté hecho una pasta, le añadimos los dos vasos de caldo y dejamos cocer unos 10 minutos. Pasado este tiempo, trituramos, colamos, lo devolvemos al fuego, le añadimos la nata y dejamos reducir hasta que tenga consistencia de salsa.

     Sacamos la masa de la nevera, formamos las albóndigas con las manos húmedas para que no se nos pegue, las pasamos por un poco de harina y freímos en abundante aceite, debiendo quedar jugosas y servimos con la guarnición que se desee.

     P.D. Se me ocurrió hacerla de la forma más tradicional. También las he hecho poniendo primero el conejo en adobo (ver receta de conejo en salmorejo), lo que le potencia su sabor. Digo esto porque allí donde estén viendo esta receta, tendrán varias maneras de hacer el conejo y todas son válidas para hacer estas albóndigas que no los dejará en ningún momento en mal lugar. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.