jueves, 13 de septiembre de 2012

Albóndigas

     Hoy les traigo un plato de lo más común, ese que en la mayoría de las casas, cuando se hacen, todo el mundo se alegra y está deseoso que llegue la hora de la comida, en especial los más pequeños porque normalmente se elaboran al gusto de ellos. La cantidad de combinaciones que puede tener esta receta son infinitas hasta llegar a algunas más sofisticadas como por ejemplo las hechas con secreto ibérico y aguacates que publiqué hace ya un año.
     Como siempre digo, estos son platos para hacer volar la imaginación de cada uno y añadirle a la carne los ingredientes que más les gusten, ahí está el secreto de que vayamos poco a poco evolucionando y conociendo cosas nuevas.
Ingredientes:
400 gr de carne de ternera picada, 200 gr de carne de cerdo picada, 1 c/c de cúrcuma, 2 rebanadas de pan de molde, 4 ramas de perejil picado, 100 ml de leche de coco, 2 c/c de curry de Madrás, sal, pimienta, cebollino y aceite.

Para la salsa:
1 cebolla, 2 dientes de ajos, 1 pimiento verde, 1/2 vaso de vino blanco, 1/4 litro de salsa de tomate casera, 1/2 litro de caldo de carne, 1/2 c/c de cominos molidos, sal, azúcar, harina, pimienta y aceite.

Elaboración:

     Ponemos a remojar las rebanadas de pan de molde en la leche de coco.

    En un bol mezclamos las carnes y vamos añadiendo, la cúrcuma, el curry y el perejil picado, procurando que queden bien mezclado. Cuando las rebanadas de pan estén bien empapadas, las desmenuzamos, se las añadimos a la carne junto con la leche sobrante y seguimos amasando. Finalmente salpimentamos y reservamos.

     Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite y, mientras se calienta, vamos formando las albóndigas, las pasamos por un poco de harina, las freímos un poco a fuego fuerte y reservamos sobre papel absorbente.

     En otra sartén con un par de cucharadas de aceite hacemos el refrito a fuego suave, con la cebolla, los ajos y el pimiento finamente picados. Pasados unos 15 minutos vertemos el vino, subimos el fuego y dejamos que se evapore el alcohol, volvemos a bajar el fuego y dejamos hasta que prácticamente se evapore todo el vino. Seguidamente añadimos la salsa de tomate y los cominos y dejamos cocer otros cinco minutos más. Por último añadimos el caldo de carne y dejamos a fuego suave reducir hasta que tome consistencia de salsa.
     Pasamos la salsa a un cazo ancho y con bordes altos y le añadimos las albóndigas que dejaremos cocer unos cinco minutos más a fuego suave. Deben de quedar jugosas.

     Servimos acompañada de lo que se desee, en este caso las acompañé con papas sancochadas (es decir patatas cocidas) decorando con un poco de cebollino o perejil picado por encima.    

1 comentario :

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.