jueves, 8 de septiembre de 2011

Conejo con Ras el hanout y cous cous.

     La siempre enigmática pero a la vez maravillosa comida árabe. La mezcla de lo dulce con lo salado, la carne de cordero que se deshace en la boca llena de múltiples sabores, frutos secos, especias combinadas de tal manera que, aún conteniendo algunas de ellas picantes, no te enmascara el sabor del producto principal, ya sea carne o pescado y ya de los postres no hablamos porque entraríamos a hablar de gula.
Ingredientes:
1 conejo de 1.500 gr, 1 c s colmada de Ras el hanout (mezcla de especias árabes), 200 gr de cous cous, 2 cebolletas, 1/2 vaso de vino blanco, 1 c s de harina, 2 vasos de caldo de conejo, 200 cl de leche de almendras, 8 dátiles, sal y aceite.

Elaboración:  

     Limpiar y trocear el conejo y reservar. Con la cabeza, el rabo y los restos que se le quita, se hace un caldo cociéndolos con un poco de sal, se cuela y se reserva.

    Mezclar el Ras el hanout con medio vaso de aceite, revolver bien y verter sobre el conejo troceado procurando que se impregne bien toda la carne. Dejar reposar por espacio de 2 horas.

      Pasado este tiempo, se fríe ligeramente el conejo, por tandas, en una cazuela con aceite y se reserva. Se cuela el aceite donde se frió y se vuelve a la cazuela. Se echan las cebolletas finamente picadas y se dejan cocer por espacio de unos siete minutos. Se le añade la harina y se revuelve para que no se queme, luego se vierte el vino, se aumenta el fuego y se deja hasta que se evapore casi todo. Por último se vierte el caldo caliente y se revuelve para que espese un poco.

     Cuando esté bien caliente, sin que llegue a hervir, se le añade nuevamente el conejo y se deja cocer por espacio de 10 minutos.

     Cuando falten unos minutos para finalizar la cocción, se trocean los dátiles y se mezclan con la leche de almendras, luego se ponen al fuego hasta que hierva. Una vez haya hervido se vierte el cous cous, se revuelve, se tapa y se deja hasta que enfríe. Finalmente se sueltan los granos con un tenedor.

     Se sirve caliente acompañado con el conejo, salseando un poco el plato o por encima de la carne.

     P.D. Si no consiguen leche de almendras compren unos botes de crema de almendras. Le sacaran más partido ya que, con un par de cucharadas pueden hacer medio litro sin problemas.

     

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.