miércoles, 3 de diciembre de 2014

Fabas con calamares y mejillones

     Otoño e invierno, dos estaciones para los que, como a mi, les encanta la comida de cuchara. No hay nada como estar cocinando un guiso a fuego lento, aspirar los olores que deja en la cocina, esos que, quieras o no, te recuerdan a tu niñez incluso cuando estabas jugando fuera y era el reloj que te decía que ya faltaba poco para comer.

     Este plato en particular también tiene que ver el ser isleño o vivir cerca de la costa, donde conocer recetas de esos hombres rudos como son los marineros pero que realizan platos excepcionales, la mayoría de ellos, cogiendo lo que tenía y dejándolo cocer a fuego lento porque la faena no podía esperar, es así como nacen los buenos platos.
 Elaboración:
400 gr de judías (fabas), 1 calamar mediano, 2 kg de mejillones, 1 puerro (lo blanco), 2 cebollas, 1 zanahoria mediana, 100 ml de tomate frito, caldo de pescado o agua, 1/2 vaso de vino blanco, cilantro, sal y aceite de oliva.

Elaboración:

     Poner a cocer las judías (fabas) en agua fría tras permanecer toda la noche en remojo, con una cebolla partida a la mitad. Cuando empiecen a hervir, romper el hervor echándoles un poco de agua fría (asustarlas), así tres veces, después dejarlas a fuego lento hasta que estén cocidas.
     Limpiar y cortar el calamar en trozos regulares. Abrir los mejillones al vapor, sacarlos de su concha, picar la mayoría, dejando unos cuantos para decorar y reservar junto con el caldo de cocción.
     En un olla ancha verter dos cucharadas de aceite de oliva y saltear los trozos de calamar. Cuando tomen un ligero color dorado, añadir las verduras finamente picadas y rehogar durante unos 20 minutos. Añadir el vino y dejar hasta que se evapore la mitad. Cuando estén bien rehogados, añadir el tomate frito y dejar cocer otros 5 minutos más
     Seguidamente añadir el caldo de cocción de los mejillones, rehogar un poco, añadir los mejillones y dejar cocer cinco minutos.
     Por último, una vez las judías estén cocidas, escurrir bien e incorporarlas al guiso. En caso de necesitar algo de caldo, añadir un poco del agua de cocción de estas. Dar un hervor y servir caliente con un poco de cilantro picado por encima.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.