miércoles, 28 de septiembre de 2011

Potaje de acelgas.

     Junto con el de berros, uno de los potajes que más se consumen en estas queridas islas. Estos platos son los que te trasladan en muchas ocasiones a la niñez, esos recuerdos cuando Gran Canaria vivía principalmente de la agricultura y donde la carne estaba a precio de oro. Había que guardarla muchas veces en adobos o bien en salazón, como es el caso de las costillas.
     Esto hacía que en muchas familias criaran algún animal como cabras o cerdos que, al alimentarlos con hierbas y sobras respectivamente, no ocasionaban un excesivo gasto y si un enorme beneficio a las maltrechas economías familiares.
Ingredientes:
1/2 kg de acelgas, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 2 zanahorias, 1/2 kg de calabaza, 2 calabacinos, 1/4 kg de carne magra (cerdo o vaca),  1/4 kg de costilla salada, 2 piñas (mazorcas) de millo (maíz) tiernas y peladas, 200 gr de garbanzos o alubias, agua, sal y aceite.

Elaboración:

     Se corta finamente la cebolla y el ajo y se reserva.

   Se limpia bien las acelgas y se corta en trozos no muy pequeños . Se pelan calabaza, zanahoria y calabacinos y se corta en tacos pequeños.

     La carne se trocea al igual que las costillas, que habremos tenido en remojo toda la noche junto con los garbanzos o alubias.

     Una vez tengamos todo preparado ponemos la olla a presión al fuego con un poco de aceite y le damos un ligero meneo a la cebolla y al ajo. A continuación introducimos toda la verdura en crudo, junto con la carne y las piñas de millo cortadas a la mitad. Cubrimos de agua y dejamos al fuego hasta que hierva.

     En ese momento, le incorporamos un poco de sal y revolvemos, cerramos la olla y, cuando empiece a salir el vapor, bajamos el fuego y los dejamos cocer unos 15 minutos. Una vez haya soltado todo el vapor, abrimos, rectificamos de sal y servimos.

     P.D,(1). Si se quiere, en vez de ponerle sal, se le pone una pastilla de caldo, que resaltará un poco más el sabor. Si se presenta para hacerlo en el momento, utilice los garbanzos o alubias de bote y la carne y las costillas frescas. Se acompañan con un buen trozo de queso curado (entre más mejor) 

     P.D. (2). Si pueden hacer el potaje de un día para otro, es decir, hacerlo hoy para comerlo mañana, se lo aconsejo, resultará muchos más sabroso. Si no es este el caso, lo que sobre, háganlo puré y tendrán una excelente crema de verduras para la cena o simplemente para comerlo de primero al día siguiente.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios así como las críticas, si son constructivas, son de gran utilidad, deja el tuyo que seguro que hará que me esfuerce más.